¿Qué diferencia hay entre “virus” y “malware”?

Es común escuchar conversaciones sobre los virus y el malware, sin embargo, estos dos términos no tienen el mismo significado. Por lo tanto, este es un artículo especial en el que explicaré la diferencia entre virus y malware.

¿QUÉ ES EL MALWARE?

El malware es un programa particular para la PC diseñado con el único propósito de causar daño al usuario. El malware, conocido también como el software malicioso, no es exactamente nuevo, ha existido desde hace algún tiempo. Sin embargo, en otra época la propagación de malware se producía únicamente a través del llamado disquete mientras que hoy en día aparece a través del internet en la mayoría de los casos, incluso, en algunas ocasiones  pueden utilizarse los pendrive USB comunes.

A partir del comportamiento que adopte, se puede dividir el malware en dos grandes categorías:

la primera, se refiere al software malicioso que necesita ser ejecutado por un programa huésped apropiado. En esta categoría se encuentran, por ejemplo, los virus comunes, caballos de Troya, mejor conocidos como troyanos, y la llamada puerta trasera;

la segunda, se refiere al software malicioso que no necesita ningún programa huésped para ser ejecutado, por lo que son totalmente independientes. En esta segunda categoría se encuentran por ejemplo, los gusanos, los zombies, además de los peligrosos rootkits.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UN VIRUS Y UN MALWARE?

Un virus, cuyo término proviene del virus biológico, es un tipo particular de malware diseñado específicamente para replicarse, infectando otros archivos de la computadora. Existen diferentes tipos de virus que se encuentran en circulación, pero, en general, digamos que se pueden distinguir cinco tipos principales:

el primer tipo es el que infecta un archivo ejecutable determinado con el propósito de activarse tan pronto como este se ejecute;

el segundo tipo se cuela en la memoria RAM de la computadora, con el fin de infectar a cualquier otro programa que se ejecute;

el tercer tipo, en cambio, infecta el sector de arranque del disco duro, con la intención de activarse tan pronto como se inicie el sistema operativo de la PC. De esta manera, el virus en cuestión estará activo incluso antes de que cualquier antivirus pueda actuar. Precisamente por esta razón, sucede a veces que los antivirus quedan completamente bloqueados;

el cuarto tipo está estructurado para darle a entender tanto al sistema operativo como al antivirus que sus archivos son inofensivos, con la finalidad de desarmar cualquier protección existente. De hecho, no es casualidad que estos virus sean llamados virus furtivos;

el quinto y último tipo modifica su código en la fase de reproducción, creando cada vez una copia diferente a la anterior con cada evolución. Este tipo particular de virus se define, como dato curioso, los virus polimórficos.

Además del tipo de virus en cuestión, es oportuno saber que para combatir un determinado tipo de virus no es estrictamente necesario descargar algún tipo de archivo. De hecho, los virus pueden estar escondidos en documentos comunes como PDF, Word o Excel (en estos casos se habla de macrovirus), y es posible activarlos abriendo uno de estos archivos adjuntos en un correo electrónico, o simplemente al abrir el mensaje en sí.

Hoy en día, por lo tanto, tener un buen antivirus para tu PC es vital. Sin embargo, para evitar cualquier amenaza posible, se debería buscar un poco más de apoyo en un cortafuegos eficaz, que también es un buen anti malware. En cualquier caso, recuerda que no existe una protección absoluta, como el mejor antivirus, el mejor anti malware o el mejor servidor de seguridad, todo depende de ti y de las decisiones que tomes.

Leave a Reply